27.-Ramón Xirau –> 85 años


¿Cómo leer en bicicleta?
https://i0.wp.com/galeon.com/comoleerenbicicleta/elementos/logocorreo.gif
¿Cómo leer en bicicleta?

mano¿Quiénes somos? || manoIMAGEN Blog || mano 20 enero 2009

img Gracias por visitarnos.img verSeas Bienvenidoimg

kCOLOR
asd


ORGANIZACIÓN DE DESFILE CULTURAL.

La Brigada 21

Círculos de Estudio y Universitarios

(Redes Universitarias, Círculo de Estudios Central, Círculos Universitarios, Círculo José Martí, Círculo Roma, Sangre de la Tierra, Círculo Condesa, Círculo Zona norte, Círculo Miguel Hidalgo)

Convocatoria Urgente:

ORGANIZACIÓN DE DESFILE CULTURAL.

Invitación abierta a todos los artistas, estudiantes y ciudadanos concientes, en la organización del Desfile Cultural para la Asamblea del 25 de enero
en Defensa de la Economía Popular.

A la prohibición de nuestros derechos constitucionales recientemente propuesta en la tierra de “María de Guadalupe y de San Juan Diego” (Guanajuato), en donde por ejemplo se propone negar el derecho al beso en la vía pública entre otras, respondemos rotundamente, de la mejor manera, con alegría, amor y con inteligencia.

RESISTENCIA PACIFICA CULTURAL!!!!!!!

La cita es el domingo 18 de enero a las 12 hrs.

En la Glorieta del Metro Insurgentes.

Estaremos volanteando y elaborando elaborando el material para el desfile.

Carteles, mantas, mojigangas, etc…….

NECESITAMOS DE TUS IDEAS Y PARTICIPACIÓN!!!!!!!!

Acude con material, pintura, papel, tijeras, pegamento, cartulinas, marcadores, todo lo que se te ocurra puede servir.

Informes:

redesuniversitarias@gmail.com

http://redescirculodeestudios.blogspot.com


kCOLOR
asd


El llanto de un lugar

imgJohn Bergerimg

Unos días después de nuestro retorno de lo que hasta hace poco suponíamos que sería el futuro Estado de Palestina, y que ahora es la prisión más grande del mundo (Gaza), la sala de espera más grande del mundo (Cisjordania), tuve un sueño.

Estaba solo, de pie, desnudo de la cintura para arriba, en un desierto de cuarzo arenisco. En algún momento, la mano de alguien más recogía del suelo un poco de esa arena y me la lanzaba al pecho. Su acción era más bien algo considerado y no un acto agresivo. Antes de tocarme, la tierra o grava se transformaba en jirones de tela, tal vez algodón, que se envolvían solos alrededor de mi torso. Estos trapos rasgados cambiaban otra vez y se volvían palabras, frases. No eran escritas por mí sino por el lugar.

Al remembrar este sueño, me vino a la mente el término inventado tierra arrasada. Y se repetía.  Tierra arrasada describe un lugar o los lugares donde todo, lo material y lo inmaterial, ha sido barrido, robado, desmantelado, desmenuzado, lavado, todo excepto la tierra palpable.

*

Hay una colina bajita en las afueras de Ramallah, llamada Al Rabweh, al occidente, al final de la calle Tokio. Cerca de la cima de la colina está enterrado el poeta Mahmoud Darwish. No es un cementerio.

La calle se llama Tokio porque conduce al Centro Cultural de la ciudad, que está al pie de la colina, y que fue construido gracias a un apoyo japonés.

Fue en este Centro donde Darwish leyó algunos de sus poemas por última vez —aunque entonces nadie suponía que sería la última. Qué significa la palabra última en momentos de desolación.

Fuimos a visitar su tumba. Hay ahí una lápida. La tierra excavada sigue desnuda, y los dolientes han dejado manojos de espigas verdes de trigo —como lo sugiere uno de sus poemas. Hay también anémonas rojas,
pedazos de papel, fotos.

Él quiso ser enterrado en Galilea donde nació y donde su madre vive aún, pero los israelíes lo prohibieron.

En el funeral, decenas de miles de personas se reunieron aquí, en Al Rabweh. Su madre, de 96 años, se dirigió a ellas. “Él es hijo de
todos ustedes”, exclamó.

En qué ámbito exactamente es que hablamos cuando hablamos de los amados que acaban de morir o ser asesinados. En un momento así de presente, nuestras palabras nos parecen resonar de un modo mucho más cercano que lo que normalmente vivimos. Son comparables con los momentos en que hacemos el amor, o cuando enfrentamos un peligro inminente, o al tomar una decisión irrevocable, o cuando bailamos un tango. No es en el ámbito de lo eterno donde nuestras palabras de duelo resuenan, pero tal vez resuenan en alguna de las pequeñas galerías de tal ámbito.

*

En la colina, que ahora está desierta, intento invocar la voz de Darwish. Tenía la calma voz de un criador de abejas:

Una caja de piedra

donde los vivos y los muertos se mueven en el barro seco

como abejas cautivas en el panal de  una colmena

y cada vez que el estado de sitio arrecia

comienzan una huelga de hambre de flores

y buscan el mar para que les indique la salida de emergencia

Al invocar su voz, sentí la necesidad de sentarme en la tierra palpable, en el pasto verde. Y así lo hice.

Al Rabweh significa en árabe: “la colina cubierta de pasto verde”. Sus palabras han regresado al lugar de donde vinieron. Y no hay Nada más. Una Nada compartida por 5 millones de personas.

La siguiente colina, a quinientos metros de distancia, está repleta de  tiraderos de desperdicios. Los cuervos vuelan en círculos. Algunos muchachos pepenan objetos en ella.

Al sentarme en el pasto en el borde de esta tumba recién cubierta, ocurrió algo inesperado. Para definirlo, tengo que describir otro evento.

Esto fue hace unos días. Mi hijo, Yves, iba manejando y nos dirigíamos a la localidad de Cluses en los Alpes franceses, un pueblito. Había estado nevando. Las laderas, los campos y los árboles eran blancos y la blancura de las primeras nieves a veces desorienta a los pájaros, y perturba su sentido de la distancia y la orientación.

De repente un pájaro se estampó contra el parabrisas. Yves, mirando por el espejo retrovisor lo vio caer a un lado del camino. Frenó y metió reversa. Era un pajarito, un petirrojo, atolondrado pero aun vivo, que parpadeaba. Lo alcé de la nieve, lo sentía tibio en mi mano, muy calientito, porque los pájaros tienen una temperatura más alta que nosotros, y continuamos manejando.

De tanto en tanto lo examinaba. En el lapso de media hora murió. Lo levanté para ponerlo en el asiento trasero del coche. Lo que me sorprendió fue su peso. Pesaba menos que cuando lo recogí de la nieve. Lo pasé de una mano a la otra para cotejar esto. Era como si su energía cuando estaba vivo, su lucha por sobrevivir, le hubiera añadido peso. Ahora casi no pesaba.

Tras sentarnos en el pasto que cubre la colina de Al Rabweh pasó algo comparable. La muerte de Mahmoud había perdido su peso. Lo que permaneció son sus palabras.

*

Han pasado los meses, cada uno lleno de presagios y silencio. Ahora fluyen los desastres hacia un delta sin nombre, y que obtendrá alguno únicamente si le otorgan uno los geógrafos que vengan después, mucho después. Hoy no hay nada más que hacer que intentar caminar sobre las amargas aguas de este delta sin nombre.

*

Gaza, la prisión más grande del mundo, está siendo transformada en un matadero. La palabra Franja (como en la Franja de Gaza) está empapada con sangre, como ocurrió hace 65 años con la palabra ghetto.

Día y noche la Fuerza de Defensa Israelí lanza bombas, obuses, armamento radioactivo y de fósforo gbu39, balas de ametralladora por aire, mar y tierra contra una población civil de 1.5 millones de personas. El número de muertos y mutilados incrementa con cada nuevo reporte noticioso de los corresponsales internacionales, a los que les está prohibido por Israel entrar a la Franja. Sin embargo, la cifra crucial es que por cada baja israelí hay cien bajas palestinas. Una vida israelí es equiparada a cien vidas palestinas. Las implicaciones de este supuesto son reiteradas constantemente por el vocero israelí con el fin de hacerlas aceptables y normales. La masacre tendrá muy pronto su secuela de pestilencia: casi ninguna vivienda cuenta con agua ni energía eléctrica, los hospitales carecen de médicos, medicinas y generadores. La masacre viene de un bloqueo y un estado de sitio.

Más y más voces por todo el mundo se levantan en protesta. Pero los gobiernos de los ricos con sus medios de comunicación mundiales y su orgullosa posesión de armas nucleares le confirman a Israel que se harán de la vista gorda ante lo que la Fuerza de Defensa Israelí está perpetrando.

*

“El llanto de un lugar entra en nuestro sueño”, escribió el poeta kurdo Bejan Matur, “El llanto de un lugar entra en nuestro sueño
y ya no se va nunca”.

Nada sino la tierra arrasada.

*

Estoy de regreso en Ramallah (de eso hace cuatro meses) en un estacionamiento subterráneo abandonado que fue tomado y convertido en un espacio de trabajo por un grupo de artistas visuales palestinos, entre los que se halla la escultora Randa Mdah. Miro una instalación concebida y hecha por ella que se titula Teatro de Títeres.

Es ésta un bajorrelieve que mide 3 metros por 2, que se yergue derecho como un muro. Frente a éste, en el piso hay esculpidas tres figuras.

El bajorrelieve que asoma hombros, rostros, manos, está hecho de una armadura de alambre, poliéster, fibra de vidrio y barro. Sus superficies están coloreadas —verdes oscuros, cafés, rojos. La profundidad de su relieve es casi la misma que una de la puertas de bronce de Ghiberti para el Baptisterio en Florencia, y los escorzos y las perspectivas distorsionadas se han resuelto casi con la misma maestría. [Nunca habría adivinado que la artista era tan joven: tiene 29 años.] El muro con el bajorrelieve es como el “seto” al que cualquier público en un teatro se asemeja, cuando se le mira desde el escenario.

En el piso de tal escenario, al frente, están las figuras de tamaño natural: dos mujeres y un hombre. Están hechos de los mismos materiales pero en colores más deslavados.

Una de estas figuras está al alcance de la mano del público, otra está a dos metros de distancia y la tercera está tres metros más lejos. Traen puestas ropas del diario, ésas que decidieron ponerse por la mañana.

Sus cuerpos están amarrados a cuerdas que cuelgan de tres palos horizontales que a su vez cuelgan del techo. Son marionetas: esos palos son las barras de control que manipulan unos titiriteros, ausentes o invisibles.

La multitud de figuras en el bajorrelieve, todas miran lo que tienen frente a sus ojos y les tuerce las manos. Sus manos son como aves de corral. Impotentes. Se retuercen porque no pueden intervenir. Son bajorrelieve, no tienen tercera dimensión y como tal no pueden intervenir en el mundo real sólido. Representan el silencio.

Las tres figuras sólidas, palpitantes, atadas con cuerdas invisibles manipuladas por los titiriteros, son lanzadas al piso, primero la cabeza, los pies al aire. Una y otra vez hasta que sus cabezas se parten. Sus manos, sus torsos, sus rostros, se convulsionan en agonía. Una que no tiene fin. Lo sabe uno por los pies: una y otra vez.

Era posible caminar en medio de los impotentes espectadores del bajorrelieve y las despatarradas víctimas en el piso. Pero no lo hice. Hay una fuerza tal como no he visto nunca en obra alguna. Porque reclama el terreno donde se yergue. Porque transformó el campo de extermino que yace entre los estupefactos espectadores y las agonizantes víctimas en algo sagrado. Porque transformó el piso de un estacionamiento en una especie de tierra arrasada.

Esta obra profetiza la Franja de Gaza.

*

A la tumba de Mahmoud Darwish en la colina de Al Rabweh, por decisión de la Autoridad Palestina, le quitaron la cerca y la cubrieron con una pirámide de vidrio. Ya no es posible acurrucarse a su lado. Sus palabras, sin embargo, siguen siendo audibles para nuestros oídos y podemos repetirlas y seguir repitiéndolas.

Tengo que trabajar en la geografía de los volcanes

De la desolación a la ruina

del tiempo de Lot a Hiroshima

Cual si nunca hubiera vivido

con un deseo que sigo por saber

Tal vez el Ahora se movió un poco más allá

y el Ayer se acercó

Así que le tomo la mano al Ahora y

camino por la costura de la historia

evitando el tiempo cíclico

con su caos de chivos montaraces

¿Cómo puedo salvar mi mañana?

¿Con la velocidad del tiempo electrónico

o con la lentitud de las caravanas de mi desierto?

Tengo trabajo hasta que me llegue el fin

como si no fuera a ver el mañana

tengo que trabajar por el hoy que no está aquí

Así que escucho

suave muy suave

El pulso de hormiga de mi corazón…

**

(Las citas de Darwish provienen del poema Mural, traducido
al inglés por Rema Hammami y John Berger)

mano
http://www.jornada.unam.mx/2009/01/19/oja141-jberger.html

Traducción: Ramón Vera Herrera



kk kCOLOR
asd

Los privilegios de la vista
Guerra
Israel • Palestina

kio


mano


ver imagen

foto: dpa

img Aflora la devastación en la franja de Gaza

ver imagen

En Rafha y Jabaliya ninguna edificación resultó intacta tras la ofensiva
israelí de 22 días. Según informes, 400 mil palestinos quedaron sin
agua potable y drenajes. Organizaciones humanitarias señalaron:
‘‘la destrucción en Beit Lahiya y en Zeitun es inmensa. Las aguas negras inundan
las calles. Las torres de alta tensión, los hospitales, los edificios municipales, todo ha
sido derribado’’. En tanto, los tanques y las tropas siguieron con el proceso
escalonado de repliegue, pero aún no queda claro si la retirada será completa. Foto Ap

ver
Al volver a su hogar, luego de huir por los bombardeos israelíes en Gaza,
una mujer encontró sólo ruinas Foto: Ap



ver
Foto: REUTERS

ver

Foto: AFP


pleca
ver
Foto: AFP

ver
Foto: REUTERS

Israel
Foto: REUTERS

ver
Foto: AFP

Israelische Fahnen in Sderot
Foto: DPA


una

manoLA OBRA de hoymano

ver img

^

ARTISTA manoWillem de Kooning
TITULO
manoMujer
TECNICA mano óleo sobre papel montado sobre masonite
MEDIDAS mano36 5 / 8 pulgadas x 24 1 / 2 pulgadas (93,03 cm x 62,23 cm)
AÑO mano 1950

kCOLOR
asd

Homenaje a Ramón Xirau. 85 años

Como un reconocimiento a la trayectoria del escritor y filósofo catalán
radicado en México, el INBA le rendirá un homenaje
con motivo de sus 85 años de vida.
•Martes 27de enero, 19 horas•
Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes
Av. Juárez y Eje Central Lázaro Cárdenas s/n, Centro Histórico
Teléfono: 55 12 25 93 extensiones 152, 153 y 154


SALMO

Escucha escucho los salmos
el canto silencioso de la memoria.
Sí, pasa el hombre como las sombras pasan
Sí, has puesto en nuestra boca un nuevo cántico
un himno de alabanza a nuestro Dios.
Nos dices nos dices
alabad las flores del tiempo.
Barcos de los cipreses navegan
lentamente.
Camino del horizonte mar de aleluya.
Pasan silenciosos los barcos
es el himno de alabanza
a la gloria de Dios.

GAVILLAS

Anudamos la luz. Fulguran las gavillas, la cesta
se llena de frutas sabrosas.
Y pasa el río y se nos pasa el tiempo
de la cosecha.
Pasan vientos
vuelan tiernas las aves bermejas
en el esqueje de la tarde.
Navegan lentamente los animales del cielo.
Verde la noche la luz
los juncos, las frutas
cerca, muy cerca, las gavillas.


•Gracias por tu visita , te esperamos pronto•
_____

https://i1.wp.com/galeon.com/comoleerenbicicleta/radiounamgd.jpg
https://i1.wp.com/galeon.com/comoleerenbicicleta/elementos/re.jpg
https://i1.wp.com/galeon.com/comoleerenbicicleta/elementos/amlo.jpg
https://i0.wp.com/galeon.com/comoleerenbicicleta/elementos/uv2.jpg
https://i1.wp.com/galeon.com/comoleerenbicicleta/elementos/rg2.jpg

http://enlacezapatista.
ezln.org.mx/

_____

https://i1.wp.com/galeon.com/comoleerenbicicleta/elementos/logo01.gif

https://i2.wp.com/galeon.com/comoleerenbicicleta/elementos/mano2.gifEmail: artecienciaycultura@iespana.es
https://i2.wp.com/galeon.com/comoleerenbicicleta/elementos/mano2.gifEmail: artecienciaycultura@gmail.com
IMAGEN https://i2.wp.com/galeon.com/comoleerenbicicleta/elementos/mano2.gifBlog: https://artecienciaycultura.wordpress.com
https://i2.wp.com/galeon.com/comoleerenbicicleta/elementos/mano2.gifBlog: http://comoleerenbicicleta.blogspot.com

_____

RESPETAMOS TU PRIVACIDAD

Si el contenido de este mensaje no es de tu interés, lamentamos
que te haya llegado: mil disculpas. Para NO volver a recibir
esta información, escribe por favor a:
artecienciaycultura@iespana.es
desde la dirección que lo recibiste
e incluye en el asunto la palabra remuéveme.

Anuncios

Escribe un comentario

Required fields are marked *
*
*

A %d blogueros les gusta esto: